EpochPapers

10 cosas que posiblemente no sepas sobre La Gran Época

Posted on Posted in Sin categoría

1. Programas anti-censura desarrollados

La Gran Época ha participado en el desarrollo de uno de los programas anti-censura más populares y sólidos para bloquear el “Gran Muro Cortafuegos”, la censura del internet chino.

Usar un programa anti-censura para acceder a Facebook o YouTube se convirtió en una práctica esencial para muchos extranjeros que viajan a China continental. Los empleados de empresas con sucursales en China también cuentan con los programas anti-censura para ingresar a Gmail o a correos electrónicos de la empresa.

Para la gente de China continental, el programa anti-censura es la única forma de atravesar el bloqueo rígido del Internet por el Partido Comunista Chino (PCCh) y obtener información sin censuras sobre el mundo exterior.

En 2011, el Congreso de Estados Unidos lanzó un informe afirmando que FreeGate y Ultrasurf son los programas anti-censura más efectivos. Son las mejores armas para destruir el “Gran Muro Cortafuegos” de China y los bloqueos de Internet de otros regímenes dictatoriales.

De acuerdo con The New York Times, durante el Movimiento Verde en Irán en 2009, el uso de la tecnología FreeGate fue el rasgo predominante del movimiento. Dicho programa rompió el bloqueo gubernamental del internet y la expulsión de los medios de comunicación.

FreeGate fue lanzado conjuntamente con Dynamic Internet Technology y La Gran Época. El programa puede ocultar las direcciones de IP de los usuarios. No hay necesidad de instalarlo y no deja registro alguno en las computadoras.

Su nivel de seguridad es incluso más alto que la configuración de seguridad de banca en la red. A pesar de que el régimen comunista chino ha estado implementando un bloqueo completo del internet, FreeGate ha sido capaz de actualizar su tecnología simultáneamente.

La página web de la edición china de La Gran Época recibe más de 100 millones de visitas al mes de 7 millones de visitantes. Los datos del sitio de La Gran Época muestran que el 80 por ciento de los lectores de La Gran Época en chino utilizan programas anti-censura.

Cada mes, alrededor de 200.000 visitantes navegan por el sitio web de la edición china de La Gran Época directamente desde China continental sin utilizar programas anti-censura. Las personas privilegiadas que no son afectadas por el “Gran Muro Cortafuegos” también son fieles lectores de La Gran Época.

 

2. Disponible en más idiomas que cualquier otro periódico

La Gran Época es un periódico global y publica historias de línea central de los servicios de noticias. Una edición en chino más una edición en el idioma local oficial es el modelo de publicación para muchas grandes ciudades alrededor del mundo.

Actualmente, La Gran Época tiene ediciones impresas en ocho idiomas: chino, inglés, francés, español, coreano, japonés, indonesio y hebreo.

La Gran Época tiene ediciones online en 21 idiomas, incluidos alemán, ruso, italiano, portugués, rumano, búlgaro, checo, eslovaco, sueco, turco, ucraniano, vietnamita y persa.

Es la compañía de medios de comunicación internacional disponible en la mayor cantidad de idiomas y cubre varias nacionalidades alrededor del mundo.

La Gran Época tiene su oficina central en la ciudad de Nueva York y fue establecida en el año 2000. Al comienzo, el periódico era publicado en chino tradicional. El año siguiente, se lanzó la edición coreana de La Gran Época y se convirtió en la primera edición impresa en un idioma extranjero. Más tarde, fueron incorporadas las versiones impresas en inglés y francés.

En 2005, La Gran Época de Japón lanzó la edición en japonés y la rama sucursal de Israel lanzó la edición en hebreo.

 

3. El periódico publicado más ampliamente

La Gran Época es el periódico chino publicado más ampliamente en el mundo, con un total de circulación semanal de 1,6 millones de copias en las grandes ciudades de Estados Unidos, Canadá, Europa, Australia y Asia.

La publicación cubre cinco continentes y 35 países, y está tratando de lograr el objetivo de “donde hay chinos, está La Gran Época”.

De acuerdo con datos del año 2012, Epoch Media Group se convirtió en el periódico en chino más grande del mundo y el más grande de los medios de comunicación disponibles en diversos idiomas, con reporteros radicados en 60 países y regiones.

Con esta enorme red, La Gran Época puede obtener las noticias más importantes en tiempo real, ofreciendo las últimas noticias e información de primera mano a lectores en todo el mundo.

 

4. Primer medio de comunicación que reporta la epidemia del virus de SARS sistemática y continuamente

Para la comunidad internacional, el fuerte bloqueo de información aumenta la dificultad de comprender la verdadera situación política y económica de China. Pero para la gente que vive en China continental, la información veraz significa la vida.

Un ejemplo es la exposición a la epidemia del virus de SARS. La Gran Época fue el primer medio de comunicación que reportó sistemática y continuamente sobre el SARS, lo que fue crucial para la vida de las personas en China continental.

En febrero de 2003, un profesor de la Universidad Zhongshan de Guangdong visitó Hong Kong para recibir tratamiento médico y se alojó en el hotel Metropark, en Mongkok. El profesor infectado y los huéspedes del hotel introdujeron el SARS a Hong Kong y al mundo.

Sin embargo, ya por noviembre de 2002, una extraña enfermedad había estado propagándose en China continental y puede que haya conducido a docenas de muertes.

En ese tiempo, fue justo antes de la reunión política china de las Dos Sesiones. Las autoridades estaban esforzándose en restar importancia al asunto y en cubrir la epidemia.

La Gran Época reportó el virus letal como noticias importantes y publicó cientos de artículos, durante ese período, el uso del programa anti-censura y el tráfico de internet de La Gran Época casi se duplicó.

A través de varios canales de información, La Gran Época fue capaz de reportar la extensión de la epidemia, el alcance, la población afectada, etc. Por consiguiente se convirtió en una fuente importante de noticias para que los medios globales de comunicación obtuvieran la verdad sobre la epidemia.

Seguido de los reportes de La Gran Época, otros medios de comunicación chinos comenzaron a publicar información relacionada. Con la creciente presión del público, el gobierno chino se vio obligado a admitir el estallido del SARS en China.

No fue sino hasta mediados de marzo de 2003 que la Organización Mundial de la Salud oficialmente llamó al virus “Síndrome Respiratorio Agudo Severo” (SARS, según sus siglas en inglés).

 

5. Serie editorial inició la tendencia global de renuncia al comunismo

En 2004, La Gran Época lanzó una serie editorial llamada “Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista chino” para revelar la malvada naturaleza e historia del Partido Comunista.

A través de la lectura de la serie, un gran número de personas chinas comenzaron a comprender la maldad del PCCh. Esto dio inicio a un movimiento en el que millones de personas chinas abrieron los ojos y comenzaron a renunciar al PCCh y a sus organizaciones afiliadas.

Desde el 1 de enero de 2005, hasta marzo de 2016, 232 millones de personas chinas declararon su renuncia al PCCh en el sitio web de La Gran Época.

Además de su influencia en el pueblo chino, los “Nueve Comentarios” también desencadenaron una ola global de erradicación del comunismo.

Un traductor de Nueva York que hace trabajos de traducción para solicitudes de refugio por chinos reveló que en años recientes los funcionarios de inmigración a veces usan los “Nueve Comentarios sobre el Partido Comunista Chino” para probar al solicitante.

 

6. Cobertura en vivo del movimiento en contra del Artículo 23

En 2003, las autoridades de Beijing trataron de imponer el artículo 23 de la Ley Fundamental de Hong Kong, que disparó una gran resistencia en todos los niveles de la sociedad de Hong Kong.

El artículo 23 era una propuesta de ley antisubversiva que apuntaba a silenciar las voces en contra del PCCh en Hong Kong. El 1 de julio de ese año, medio millón de personas salieron a las calles a oponerse a dicha legislación.

La insistencia de los manifestantes finalmente logró proteger los valores esenciales de Hong Kong. Su movimiento fue ampliamente apoyado alrededor del mundo.

La Gran Época se paró firmemente con el pueblo de Hong Kong, los reporteros de La Gran Época de EE. UU. y Europa entrevistaron a sus funcionarios de gobierno, parlamentarios, y congresistas. Poco después, el Congreso de EE.UU., el Consejo de Estado, el Parlamento Europeo, y muchos países europeos expresaron su preocupación y su postura respecto del artículo 23.

En marzo de ese año, hubo una enorme manifestación en el Palacio de Naciones durante la 59ª Conferencia Mundial de Derechos Humanos en Ginebra. En junio, la Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó una moción con 426 votos contra 1, oponiéndose al Artículo 23.

Durante la primera mitad del 2003, se llevaron a cabo manifestaciones en más de 20 ciudades alrededor del mundo para apoyar al movimiento del pueblo de Hong Kong en contra del artículo 23. La Gran Época proporcionó cobertura de primera mano de las manifestaciones.

Bajo presión tanto de Hong Kong como de la comunidad internacional, el PCCh al final se vio obligado a retirar la legislación.

 

7. Expone la verdad bajo presión

En China, el régimen comunista controla el país con mentiras y el bloqueo de los medios de comunicación. A los ojos de las autoridades, los trabajadores de los medios que reportan la verdad son personas problemáticas.

Aquellos valientes trabajadores de los medios de comunicación están manteniendo su integridad profesional con gran coraje y moral frente a la intimidación, la presión, las sentencias ilegales e incluso el peligro de vida. Esta es la historia real de los reporteros y editores de La Gran Época de China continental.

Un grupo de personas decididas de China continental con elevados valores éticos se ha involucrado en la cobertura informativa de La Gran Época. La mayoría de ellos son conocidos estudiantes universitarios y jóvenes intelectuales, y algunos son practicantes de Falun Gong.

Ellos hablaron por la gente vulnerable de China continental, incluidos los cristianos, católicos, practicantes de Falun Gong y tibetanos perseguidos; los reubicados y peticionarios; el abogado Gao Zhisheng, los activistas Hu Jia y Chen Guangcheng; muchos otros activistas de derechos humanos; y gente que sufrió por el incidente de la leche contaminada, el arroz venenoso, y una variedad de otros casos de comida tóxica.

Mientras los medios de comunicación portavoces del comunismo describen una sociedad pacífica y ocultan todo tipo de desastres naturales y artificiales y brotes epidémicos, La Gran Época brinda entrevistas en vivo y fotos tanto a aquellos en China continental que utilizan programas anti-censura para atravesar el bloqueo del internet, como a la comunidad internacional, a través de las noticias online de La Gran Época y la red global de La Gran Época.

Al mismo tiempo, han publicado un gran número de artículos exponiendo las atrocidades del PCCh, la historia desde adentro de las luchas políticas internas de Beijing, etc. Esto permite a la gente de China continental ver a través de las mentiras y ayuda a la comunidad internacional a comprender la verdadera situación política y económica de China.

En sus esfuerzos por mantener la verdadera libertad del periódico La Gran Época, más de 40 reporteros y colaboradores en China continental han sido arrestados. Algunos han recibido penas de prisión de entre tres y diez años, y otros han sido enviados a campos de trabajo.

 

8. Profesionales altamente educados se unen a la misión

Muchos años atrás, un grupo de chinos residentes en el extranjero estaba profundamente preocupado sobre los controles sobre los medios de comunicación de China. Ellos decidieron organizar un periódico completamente nuevo.

En el año 2000, La Gran Época y La Red de Noticias Online de La Gran Época fueron lanzados en Estados Unidos. Luego de más de 10 años de esfuerzo, el periódico se desarrolló para convertirse en el periódico en chino más grande fuera de China continental y Taiwán.

La historia de La Gran Época es la historia de un grupo de personal y cientos de voluntarios. Ellos rompieron el bloqueo que puso el PCCh en los medios en el extranjero y en el entorno de libertad social.

El personal de La Gran Época es gente instruida con un alto sentido de misión. Muchos editores de sucursales y reporteros alrededor del mundo son intelectuales con maestrías o doctorados. Muchos de ellos son estudiantes chinos de élite, académicos y expertos técnicos que han estudiado y se han establecido en el extranjero.

En 2015, la edición en inglés de La Gran Época ganó 21 premios en el 85º concurso de la Asociación de Prensa de Nueva York, incluyendo premios por noticias en vivo, reportajes especiales, fotografía, diseño integral y mejor publicidad.

La Gran Época tiene apoyo de lectores alrededor del mundo. Cientos de voluntarios brindan fuentes de noticias y ayudan con la trabajo voluntario de distribución. Una causa justa disfruta de apoyo en abundancia.

 

9. La edición de Hong Kong nunca se dejó de imprimir

Como una de las sucursales del Grupo de Noticias de La Gran Época, La Gran Época de Hong Kong es el único periódico en el grupo operando en el territorio de China.

La edición china de La Gran Época de Hong Kong comenzó como una publicación semanal en 2001 y progresó hasta publicarse diariamente en enero de 2005.

Desde el 21 de marzo de 2016, la edición en chino de La Gran Época Hong Kong está oficialmente disponible en puestos de revistas y esto facilitará más ampliamente el acceso del periódico por parte de los lectores.

La Gran Época ha estado contando noticias veraces al pueblo de Hong Kong, brindando información importante, presentando la verdadera situación de China continental y actuando como un puente fiel y confiable al continente.

Su creciente influencia ha causado un miedo extremo en el PCCh. En mayo de 2005, los encargados de imprimir La Gran Época de Hong Kong recibieron presión del PCCh y finalizaron su contrato de impresión, pero esto no aminoró el paso de la auténtica cobertura informativa.

Con la ayuda de las oficinas de La Gran Época alrededor del mundo, La Gran Época de Hong Kong abrió sus propias instalaciones de impresión en febrero de 2006, las cuales han estado sirviendo al periódico desde entonces.

A pesar de que el PCCh ha contratado matones repetidamente para causar daño a las instalaciones de impresión, la tirada de la distribución del día siguiente nunca ha sido interrumpida. La Gran Época de Hong Kong ha sido lanzada continuamente durante los últimos 15 años.

Hoy en día, el PCCh está menoscabando aún más los valores esenciales de Hong Kong y amenazando la forma de vida de Hong Kong. Las compañías de medios de comunicación están experimentando una auto-censura generalizada y gradualmente silenciándose sobre asuntos delicados.

La Gran Época no será comprada o coaccionada por medio de presiones, sino que se pegará fielmente a sus principios fundantes, los cuales son importantes para la sociedad. Persistimos, pero necesitamos de tu apoyo.

 

10. Rehúsa todas las formas de capital provenientes del PCCh

En los años recientes, los medios de comunicación de Hong Kong han pasado por muchos cambios. La financiación de China continental ha sido involucrada en la industria tradicional de los medios de comunicación, y está aumentando gradualmente su influencia en los medios locales.

En apariencia, estos inversionistas son adinerados hombres de negocios o miembros de la sociedad mercantil de China continental o del Sudeste Asiático. De hecho, son parte de plan de acción del PCCh y sus grandes gastos en propaganda, que significa una seria amenaza para la libertad de los medios de comunicación de Hong Kong y del derecho del público a obtener información.

De acuerdo con un reporte de la Fundación Jamestown Estadounidense, el régimen chino ha puesto grandes esfuerzos en intervenir en los medios chinos en el extranjero. Sus estrategias principales, de acuerdo con el reportaje, incluyen controlar las inversiones, proveer jefes de los medios con intereses comerciales en China continental e insertar gente del PCCh.

Muchos medios de comunicación chinos han sido comprados o evitan asuntos delicados en sus reportajes sobre China debido al miedo de ofender al PCCh. Estos medios adoptan más y más actitudes pro-comunistas.

La Gran Época cree firmemente que como el rey sin corona, los medios de comunicación constituyen el guardián de la justicia social, la conciencia moral y el derecho a la libertad.

Los profesionales de los medios de comunicación deberían abrazar un sentido de misión y adherir a los principios de independencia y franqueza. Sólo al seguir éstos pueden ganar el apoyo de lectores y comerciantes y desarrollar un amplio espacio de vida a largo plazo para los medios de comunicación.

La Gran Época persiste en ser independiente y en tener coraje y se rehúsa a tomar cualquier forma de contribución de capital. No hay lazos monetarios ni de otras formas económicas con el PCCh en absoluto.

Este hecho prueba que en el actual entorno en declive de la industria de los medios de comunicación, La Gran Época ha estado creciendo y expandiéndose milagrosamente gracias al apoyo de los lectores y al poder de la justicia.